La ola de frío: -26 grados en Albacete

caos_carreterass-nieve_Albacete-tren_cortado-ola_de_frio_MDSVID20170119_0193_17[1]

Aunque por la comarca del Narcea estamos acostumbrados a las bajas temperaturas, aún así nos llama la atención la cifra que llega desde Albacete, donde el mercurio ha marcado un mínimo de 26 grados bajo cero, cifra histórica.

Así lo anunció Íñico de la Serna y lo confirmó posteriormente la AEMET. Y es que, la ola de frío global que hemos sufrido ha dejado temperaturas que ni nuestros abuelos habían conocido nunca.  Estos famosos 26 grados bajo cero se han medido concretamente en la sierra de Calar del Mundo mediante un datalogger. La temperatura más baja que se recuerda en la provincia de Albacete era de -24 gratos y data en el 1971.

La ola de frío y el precio de la luz

Algunos lo toman como coincidencia, pero lo cierto es que el precio de la luz alcanzó el precio máximo el día más frío del año. Esto se explica por el sistema de pujas en el que el coste por megavatio por hora (que ha alcanzado los 92€) varían según las pujas que se efectúan en la subasta. Estos precios se aplican al día siguiente de las pujas. En la subasta del pasado miércoles, las pujas recibieron las mayores pujas del año.

consumo-aire-acondicionado-e1366647477764[1]

La climatización del hogar, en el punto de mira

Con estos precios en la corriente eléctrica, las miradas se enfocan a cómo calentarnos sin morir en el intento. Actualmente, la calefacción eléctrica ya es el método de climatización por excelencia para pasar los inviernos en España. Veamos algunas formas de reducir nuestro consumo:

  • No olvidemos la temperatura ideal, de la que no nos podemos alejar. Esta se sitúa entre los 19 y 21 grados, y sólo por aumentar un grado estaríamos subiendo nuestra factura en un 7%.  Por la noche, con un buen abrigo en la cama, podemos rebajar la temperatura a 15 o 17 grados.
  • Es mejor mantener una temperatura constante, que poner los calefactores fuertes en momentos puntuales. Cuando obligamos al calefactor a calentar rápido, es cuando realiza los mayores consumos.
  • Instala un buen sistema de aislamiento en puertas y ventanas, en este caso puede reducir el consumo hasta en un 30%. Aunque parezca que por los marcos de nuestras puertas y ventanas no entra el frío, existen microranuras por las que estaremos perdiendo el frío continuamente si no están correctamente aisladas. El proceso no es muy complejo y tan sólo requiere de un par de botes de espuma de poliuretano de uso doméstico. Debemos conseguir cerrar cualquier paso por el que pueda entrar el aire. Este aislamiento no sólo nos servirá para el invierno, también será útil para aislar la vivienda de las fuertes olas de calor veraniegas. Aquí tienes algunas propiedades de la espuma de poliuretano que te ayudarán a entender por qué tus puertas y ventas deben tenerla.
  • Además del aislamiento, revisa también las posibles pérdidas de calor en las rendijas que puedan quedar en puertas y ventanas. Comprueba que al cerrar la puerta no puedas introducir un cartoncito por el lateral de la puerta, por arriba o por abajo. Igualmente, debes fijarte que los cierres de la ventana cierren correctamente evitando así cualquier paso del aire externo.
  • Si tienes un ventilador de techo, aprovéchalo. Aunque te parezca un aparato climatizador de uso exclusivo para el verano, los ventiladores de techo están diseñados tanto para invierno como para verano. Los mismos tienen dos posiciones que varían la rotación del giro. Si cambias el ventilador de techo a modo invierno, sus aspas girarán en sentido contrario y conseguirán bajar el aire caliente que se almacena en la parte superior del hogar. Cuando utilizamos calefactores bajos, el aire caliente tiende a subir, llegando a haber hasta 5 grados de diferencia entre el aire que se encuentra en el suelo y el que se encuentra en el techo. Teniendo un ventilador en el techo, conseguiremos mezclar esos aires de diferentes temperaturas y tener una temperatura intermedia a cualquier altura del hogar. Si no tienes uno de estos, quizás te saldrá rentable instalarlo pues hay ventiladores por menos de 60 euros y además de dar un toque moderno al diseño de tu vivienda y ahorrar en calefacción o estufas, también te servirá para climatizar el hogar durante el verano.
  • Valora la opción de colocar un termostato. Si tienes la oportunidad de elegir, en la gama de termostatos AKO podrás encontrar unos sistemas programables que pueden reducir la factura entre un 8 y 13% según diversos factores. Ayudará a mantener siempre temperatura óptima en el hogar reduciendo el consumo de energía cuando no sea necesario.
  • Adapta la calefacción a tu vida, regúlala según tus horarios. Si colocas un termostato programable como comentábamos, te será aún más fácil. De nada sirve tener la calefacción todo el día conectada si pasas mucho tiempo fuera del hogar, mejor prográmala para que caliente la vivienda una hora antes de que vengas. Las habitaciones que no se usen, no merece la pena tenerlas climatizadas, es mejor mantenerlas cerradas para que no afecten al resto de habitaciones que sí tienen la calefacción encendida.  Así mismo, por la noche puedes apagarla o reducirla a temperaturas muy bajas, especialmente fuera del dormitorio.
  • Compara las ofertas que ofrece el mercado energético, muchas veces podrás llevarte una sorpresa. Aunque un proveedor esté claramente implantado en tu zona, no quiere decir que sea el que mejor servicio proporciona ni tampoco el más económico. Realiza un tanteo de presupuestos y verás.
  • No sólo debes comparar las ofertas, sino también el tipo de calefacción o estufa que utilizas para generar calor de hogar. En los últimos años se ha implantado fuertemente la calefacción eléctrica, pero recientemente están volviendo a adquirir presencia las estufas, aunque esta vez más modernizadas. La calefacción eléctrica produce calor de una forma muy cómoda, limpia y sin olores…. pero menudas sorpresas trae en las facturas. Aunque compraras la vivienda con la calefacción ya instala, muchas veces puede merecer la pena cambiar el sistema de climatización por una estufa, pues se obtiene una mayor eficiencia energética. Si el consumo de tus radiadores es demasiado alto, quizás puedas echar un vistazo a las estufas de pellets, que son las que más han aumentado sus ventas en este año. La ventaja de instalar una estufa es que puedes ponerle un recuperador de calor, que conseguirá reaprovechar hasta un 80-85% de la energía utilizada. Se instala sobre todo en estufas de leña, y consiste en una serie de tubos que pasan por diferentes estancias del hogar aprovechando el humo caliente para producir calor recuperada de un primer uso recibido en la estancia principal en la que se encuentra la estufa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *